Solar de Tejada

Solar de Tejada


El 3 de Junio de 1350, Gonzalo Martínez de Azcona casó en el Monasterio de Santa Clara de Estella, con Doña Elvira Ramírez de Arellano, hija de mosén Ramírez de Arellano, Ricohombre de Navarra, y de su mujer, la Marquesa de Usa.

Por “desobediencia a su mandato”, el Rey Don Carlos II, le confiscó el Palacio de Azcona y todo su pertenecido. Fueron padres de Juan Martínez de Azcona, a quien el mismo Rey Carlos II, estando en Estella el día 3 de Mayo de 1366, restituyó los Palacios y heredamientos de Azcona, en agradecimiento por haberlo sacado, junto con otros navarros, de la prisión francesa en la que se encontraba en 1357.


DETALLE DEL ESCUDO EN EL PALACIO DE AZCONA.- Son sus ARMAS, en campo de oro, dos calderas en palo con asas y de su color.

 

Le sucedió Martín Martínez de Azcona, casado con Doña María de Celaya y padres de Sancho Martínez de Azcona, Señor del Palacio de Azcona, que otorgó capitulaciones matrimoniales para casarse el día 3 de Marzo de 1397, fundando mayorazgo de rigurosa agnación, con Doña Teresa López de Sarasa, hija de Gil López de Sarasa, Señor del palacio de Sarasa y Lacar.

El Palacio de Azcona situado en Navarra, el lugar de Azcona del valle y arciprestazgo de Yerri, merindad de Estella y diócesis de Pamplona.

Colocado en alto, tiene un monte muy elevado poblado de robles y encinas. Su distancia a Estella por el norte es de legua y media. Continua por el E. con Arizaleta y Ciriza, por el S. con Ugar y Arizala, por el O. con Iruñela y por el N. con Arrastra y Lezaun.La parroquia está dedicada a San Martín ob. Una basílica de mucha devoción dentro del pueblo con el título de Nuestra Señora de Mendigaña y dos abadías con Santa Catalina y Santo Tomás de titulares.

El último Martínez de Azcona nacido en ese lugar fue Juan Bautista Martínez de Azcona, que casó con María de Belasquoin nacida en Guirguiliano.

El Solar de Tejada es junto con Valdeosera y por derecho propio, la más antigua Institución Nobiliaria de España vigente en la actualidad. Su antiquísimo origen se remonta a los privilegios concedidos en el siglo IX por el Rey Ramiro de León, a Don Sancho de Tejada, nuevamente concedidos y confirmados por casi todos los monarcas desde el siglo XV a la actualidad:

“Conosciendo e acatando los muchos e buenos e continuos servicios que vosotros los de la ylustre familia y casa infanzona de nobles fijosdalgos de sangre debengar quinientos sueldos aureos al fuero despaña E de los de armas poner e pintar como procedientes de aquel esforzado general el buen varón sancho de texada q con doce fijos fizo generosas y loables fazañas”

Corría el año 844 (era de 282) cuando el Rey Ramiro hizo merced a Don Sancho de Tejada:

“…que agorahora y de aquí adelante vos y vtros, fijos y fijas que agora tenedes y tubieredes da quí adelante y de los que de vos y dellos binieren ansí barones como hembras para siempre jamás Se os guarden como tales ynfanzones todass las gracias mercedes honrras i pribilegios exenciones inmunidades fueros y prerrogativas…”

“…por cuio valor y el de sus hijos se alcanzaron muchas victorias ganando con el ayuda de dios y ntro, gran Patron E apóstol señor santiago la vatalla de Cauijo e otras muchas contra los moros…”

“…e por los muchos texos que allí auia e por el q cojio cuando se le quebro la lanza se llama la montaña de texada…”.

Lo hizo también Señor de una villa en tierras de León y

“…otra montaña que se llama baldeosera que por los muchos Osos que alli auia se llamó asi esta montaña hizo trece barracas y a ellas Envio a los doce Caballeros e a su hijo menor llamado Sancho como el padre y asi a los doce caballeros como a su fijo los hizo señores della y en la de texada o montes camines se quedo este gral. Con siete fijo”.

Desde entonces hasta la actualidad, Tejada ha sido siempre un Señorío exento, no sujeto a terceros “con jurisdicción Civil e Criminal, horca e cuchillo, alta e baja, mero mixto imperio, con término redondo e con todos sus términos, pastos e montes, e aguas estante y corriente”. Tales honores se trasmiten a sus descendientes previa prueba fehaciente de descender por línea directa de varón o hembra de un antepasado inscrito en los antiguos Libros de Asentamiento del Señorío.

José Manuel Martínez de Azcona y Buzo 2007